Los 9 problemas que amenazan un matrimonio

El matrimonio es un paso muy valiente en la vida; las personas que están decididas a casarse se enfrentan a numerosos retos y dificultades que, por cierto, no siempre están relacionados con el mundo material; es muy cierto que el dinero ayuda a resolver muchas cosas, y si en la familia surgen problemas financieros, todos ellos se pueden superar; sin embargo, cuando desaparece la comprensión mutua entre dos personas que se quieren, los problemas que amenazan un matrimonio se convierte en algo mucho más serio e importante.

problemas-pareja

Cuando estamos en una vida en pareja, es muy común que en un conflicto acusemos a la pareja; por eso es muy importante comprender la situación, pues el conflicto que desencadena una discusión entre los miembros de la pareja, generalmente es solo la punta del iceberg; los verdaderos problemas que amenazan un matrimonio son los que tienes que solucionar junto a tu pareja, los cuales te diré a continuación cuales son:

Quizá te pueda interesar: Los 20 lugares más hermosos del mundo

1. Las personas cambian: Nosotros escogemos a la persona que nos gusta; sin embargo, a lo largo de los años las personas cambian; es un cambio constante, y debemos estar preparados para el cambio; si tu ser querido ha modificado su conducta en algo, no debes alarmarte, recuerda que tú también estás cambiando; por eso no debemos aferrarnos a la monotonía e invariabilidad, tienes que dejar a tu pareja cambie; lo importante es aceptar y realizar el viaje juntos, para progresar y crecer al mismo tiempo, y que los cambios sean armoniosos y positivos para ambos.

2. La soledad: Es un miedo común en todos el quedarnos solos, pero en realidad este miedo es totalmente absurdo; porque todos somos almas solitarias; la gente llega sola a este mundo, y se va sola también; es por eso que el matrimonio no debe convertirse una vía de escape de la soledad, para vivir plenamente, cada persona debe saber ser autónoma e independiente, el matrimonio une a dos personas para compartir sus experiencias y estos momentos únicos son los que hacen que la soledad desaparezca.

3. Los complejos infantiles: Lo que realmente te molesta está dentro de ti; desde la infancia todos tenemos ciertos problemas psicológicos, y si tu pareja contribuye a su manifestación, no es su culpa; por eso en lugar de irritarte con tu cónyuge, haz algo más constructivo. Aprende a comprenderte, a entender la causa de esas emociones negativas; si lo logras, la comunicación con tu pareja no se verá oscurecida por tus problemas y aflicciones personales.

4. El ego: Todos tenemos ego, el cual surge desde la temprana edad, cuando nos enfrentamos por primera vez a un mundo hostil; para defendernos, construimos a nuestro alrededor un muro impenetrable; cuando pasamos situaciones difíciles el ego te puede salvar, pero en la familia, esta pared está demás; por ello el matrimonio es un excelente ambiente para conocerse finalmente y salir del cautiverio de tu propio ego; aprender a perdonar en lugar de vengarte, pidiendo disculpas en lugar de acusar al otro; si los dos comprenden esta misma ideología, la relación se convierte en una unión muy fuerte.

5. Los disgustos pasan: En la vida siempre tendremos problemas, disgustos y giros inesperados; y el matrimonio también forma parte de la vida, y por ende, no está exento de problemas; cuando estamos disgustados, tendemos a cargar toda esta mala energía sobre nuestro compañero, olvidando que en la vida no todo es tan simple, y los reproches, lejos de resolver, solo agravan la situación; es por eso que en ves de señalar con el dedo al otro, acepta estos problemas comunes entre todos; si te acostumbras a no buscas un culpable en cada momento, podrás transitar por la vida con tu pareja de un modo mucho más fácil, y afrontar juntos y airosos todo tipo de dificultades.

6. La empatía: Esta cualidad es la capacidad de sentir las emociones de otra persona; la empatía es muy compleja, y no se manifiesta simultáneamente en ambos miembros de la pareja; es por eso que lo más común es que durante una discusión, siempre alguien tiene que ser el primero en ceder y comprender al otro; pero no hay garantías de que tu compañero aprecie y comprenda tu sacrificio; por ello es que muchas veces no actuamos así, es el egoísmo y el miedo lo que nos impide actuar empáticamente; estar en ese estado interno de enfrentamiento constante es agotador; sentimos que, actuando con simpatía y comprensión, es como si reconociéramos la derrota; pero más vale deshacernos del egoísmo; tenemos que ver a la empatía como un estado positivo, y si la experimentas, serás una buena persona.

7. Tu pareja es tan importante como los niños: Es muy normal que nos centramos más en los hijos, y descuidamos a la persona que hizo posible que vinieran al mundo; esto puede ser muy perjudicial para ellos, ya que te arriesgas a que crezcan como seres egoístas; por eso es importante mantener el equilibrio total dentro de la familia, y que todos los integrantes reconozcan su valor dentro del hogar; es la única manera que puede existir armonía en la relación.

Quizá te pueda interesar: 20 inventos sorprendentes para facilitarnos la vida

8. El poder: Cuando comenzamos una relación en pareja siempre, tarde o temprano, habrá problemas, las mujeres, generalmente, quieren más, los hombres menos, aunque, a veces, estos papeles se intercambian; las personas sin cesar buscan querer ser el que controle la relación, olvidando que es un gasto de energía totalmente innecesario; la verdadera finalidad es lograr el equilibrio, es un proceso constante al que cada familia ha de someterse.

9. El interés: ¿Cuántas cosas interesante hay a tu alrededor? ¿Cuánta gente te parecerá más interesante que tu pareja? Aunque no lo creas, esto sucede siempre, aunque la mujer y la amante intercambiaran sus roles, no variaría en nada la situación, seguiría pareciéndote más interesante la persona que no está a tu lado; y a las mujeres les sucede lo mismo. ¿Por qué ocurre esto? La verdad es que todo lo nuevo brilla y atrae; por eso el secreto de una convivencia familiar feliz consiste en orientar el interés hacia la persona que está a tu lado; la persona que tienes a tu lado es muy interesante, y la quieres tal como es; es como la meditación, puedes distraerte con los objetos extraños, pero después, nuevamente vuelves a tu estado verdadero; lo mismo tienes que aprendes a hacerlo en tu relación, podrás conocer personas interesantes e interactuar con ellos, pero siempre valorando, ante todo, a tu pareja.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.