adiccion

Las adicciones más extrañas del mundo

Existen tantas adiciones que una sola persona no podría acordarse de todas, y entre tantas adicciones existentes, hay varias que son demasiado fuera de lo común, y justamente ahora es que te mostraré las adicciones más extrañas que existen en el mundo.

adiccion

El bronceador

Todos tenemos una amiga que le gusta presumir con frecuencia de sus fotos bronceándose en la playa, puede ser que tu amiga sea una de las adictas al bronceador; en la Universidad de Texas Medical Branch, se realizó un estudio el cual fue publicado en la revista científica Archives of Dermatology, en el afirman que el 53% de la gente que acude a la playa son dependientes del bronceado por luz ultravioleta, la adicción puede ocurrir cuando el cuerpo se expone a la luz ultravioleta (rayos UV), cuando esto ocurre, nuestro cuerpo produce endorfinas, que son químicos del placer que libera el cerebro.

bronceada

Quizá te pueda interesar: 33 asombrosas curiosidades sobre los gatos

Los tatuajes

Una encuesta del 2012 reveló que uno de cada cinco adultos en Estados Unidos tiene un tatuaje, muchas personas aseguran que no se puede tener sólo un tatuaje, y existen sujetos que pueden ansiar que su cuerpo libere las endorfinas que se producen en respuesta al dolor ocasionado por la aguja, también hay gente que puede desear que el dolor físico los distraiga de algún sufrimiento emocional, por lo que alguien que frecuenta las perforaciones, podría entrar en esta categoría.

tatuajes

El catsup

Son muchas las personas en las que me incluyo, que le gusta acompañar muchos tipos de comidas con catsup, pero el caso de Melissa Ibbitson es algo que va más allá de lo que imaginas, ella empezó acompañando prácticamente todas sus comidas con salsa de tomate, inclusive con helado; pero su obsesión ha sido tal, que en la actualidad siente la necesidad de bebérsela sola por lo que llega a ingerir cerca de 83 kilogramos de salsa de tomate al año.

catsup

El vidrio

Son muy pocas las personas que gustan de comer desde focos hasta vasos y copas, siempre y cuando sean de vidrio, en la actualidad existe un joven estadounidense que ha llegado a comerse en pequeños mordiscos más de 100 copas y cerca de 300 bombillas; inclusive existe una mujer de Perú con gustos similares.

vidrio

El Jabón

El jabón y el detergente son esenciales para nuestra higiene, sin embargo, hay personas que les da un uso bastante alejado del habitual, pues sienten la necesidad de comerse estos productos; por ejemplo existe el caso de Tempestt Henderson, una joven de Florida que puede comerse hasta cinco barras de jabón semanales.

jabon

El internet

En estos tiempos es común el uso excesivo del internet, pero según un informe publicado en la revista científica CyberPsychology & Behavior, se estima que aproximadamente nueve millones de personas en Estados Unidos podrían ser “usuarios patológicos adictos a Internet en detrimento del trabajo, el estudio y la vida social”. Si usas el internet para jugar, comunicarte, navegar por medio de las redes sociales o ver pornografía, y estas actividades interfieran con las actividades diarias que tienes pendiente, entonces puede considerarse como adicción.

internet

Quizá te pueda interesar: La inusual sorpresa que dio un tiburón varado en la playa

La pintura

Una cosa es que a algunos nos guste el olor de la pintura, pero acá estamos hablando de personas que gustan de su amargo sabor; tal es el caso de Heather Beal, una mujer de 43 años que es totalmente adicta a ingerir pintura.

pintura

Las cenizas

Aunque no lo creas, la adicción a ingerir todo tipo de cenizas es más común de lo que imaginas, en Estados Unidos vive una joven que siente predilección por la ceniza del tabaco, y aunque ella no fuma ni ha fumado nunca, siente la necesidad de comerse las cenizas de todos los cigarrillos que encuentra a su paso; pero no creas que este caso es el más extraño, hay una mujer que gusta de comerse las cenizas de su marido cremado, esta viuda estaba tan triste por la muerte de su esposo que cargaba la urna a todos lados, pero un día sus dedos se llenaron de cenizas y, en lugar de lavarse las manos, lamió sus dedos, y desde entonces, esta mujer ha comido cerca de medio kilo de restos humanos en forma de polvo.

cenizas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.