Conoce al gimnasta Surcoreano que pasó de la probeza extrema a la riqueza tras ganar una medalla de oro

 

El gimnasta surcoreano Yang Hak-seon no solo ganó el oro olímpico, también recibió más de medio millón de dólares en donaciones, con lo que pasó a ser una persona rica en solo unos días. Por muchos años, vivía con su familia en un pequeño túnel de la provincia de Jeolla, a 200 kilómetros al suroeste de la capital de Corea del Sur.

Según la prensa surcoreana la precaria vivienda donde vivían estaba construida con unas delgadas hojas de madera y plástico, que casi fueron destruida por las fuertes lluvias hace dos años. Luego de que su padre perdiera su trabajo en una fábrica debido a una lesión, Yang se hizo cargo de su familia.

Cuando los problemas financieros de Yang salieron a la luz tras su triunfo olímpico, varias compañías ofrecieron ayuda a la nueva estrella. La última donación por 444.000 dólares fue del director general del Grupo LG, Koo Bon Moo, que anunció este jueves que el regalo es para ayudar a Yang a olvidar sus problemas financieros y dedicarse al entrenamiento.

Yang, soñaba poder construir una casa para su familia, sueño que hará realidad gracias al director general de la compañía de construcción Samla Group, quien anunció esta semana que construirá un departamento para el atleta valuado en 190.000 dólares. Yang y su familia podrán mudarse al apartamento para finales del próximo año, dijo Oh Woo-hyun.

Nongshim, el fabricante de las sopas instantáneas favoritas de Yang, también ofreció a la familia “cantidades ilimitadas de sopas instantáneas”, de acuerdo con un comunicado de prensa.

Por si las necesidades de Yang no están aún cubiertas por las donaciones corporativas, él también puede usar 88,800 dólares donados por el presidente de la Asociación de Gimnasia de Corea.

Pocos estaban al tanto de la difícil situación económica de Yang, incluido su propio entrenador, quien asegura que solo sabía que Yang era un hombre joven con un talento nato para la gimnasia, dijo Cho Sung-doe a CNN.

De acuerdo con su perfil olímpico, Yang comenzó entrenando gimnasia a la edad de nueve años. Como adolescente, emergió como un contendiente en eventos internacionales cuando logró el primer lugar en salto de caballete en los Juegos Asiáticos de 2010.

En Londres 2012, el joven logró una puntuación de 16.533, dejando detrás a sus competidores, el ruso Denis Ablyazin, que obtuvo plata; y el ucraniano Igor Radivilov, que logró el bronce.

Vía: CNN

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.