Según un estudio de la  de Tampere, en Finlandia, los  que observan con frecuencia cuerpos femeninos desnudos, tienden a desarrollar mayores capacidades cognitivas.

El estudio, dirigido por Jari K. Hietanen, consistió en reunir hombres y mujeres para proyectarles imágenes de ambos géneros con y sin ropa. El informe determinó que la sensibilidad del cuerpo y el rostro es aumentada por cuerpos desnudos.

Los investigadores explicaron que el cerebro agranda la capacidad del procesamiento de las señales sexualmente excitantes que se convierten en auxiliar en el momento de elegir las parejas para el apareamiento. El procesamiento de las señales sexuales ayuda a la activación y asegura el apareamiento y reproducción.

En éste marco, las repuestas del cerebro masculino fueron más positivas ante los desnudos femeninos que ante los desnudos masculinos y la repuesta de las mujeres no se vio afectada por el sexo de los cuerpos.